Legionella – Control y Prevención

La bacteria de Legionella ha existido siempre en medios acuáticos naturales, en los últimos tiempos es cuando ha hallado hábitats favorables para su multiplicación en los
sistemas creados por el hombre. Esta bacteria ha demostrado una gran resistencia y habilidad para desarrollarse y multiplicarse en cualquier parte de nuestras redes de agua y llegar a puntos donde se emiten aerosoles. Mantener los sistemas alejados de este riesgo se consigue cumpliendo los mínimos que marca la legislación para cada una de las partes de las distintas instalaciones. Reducir el riesgo implica medidas preventivas en el diseño, el mantenimiento de las instalaciones de agua que vayan a estar en contacto con las personas y emitan aerosoles.

Control y Prevención en depósitos y redes de agua fría.

Las instalaciones de agua fría de consumo humano están constituidas por diversos elementos, como depósitos, tuberías, grifos y demás accesorios, etc. que deben estar en perfectas condiciones para garantizar que en su interior no se produzca una contaminación de la bacteria Legionella. La descripción de estas instalaciones está contemplada en el Real Decreto 865/2003 para la prevención y control de la legionelosis y están catalogadas como instalaciones de “menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella”.

Las instalaciones de agua fría de consumo humano que no dispongan de elementos que produzcan aerosoles pueden considerarse fuera del ámbito de aplicación del Real Decreto; por ser una instalaciones que pueden crear hábitats adecuados para el desarrollo de Legionella, se recomienda, realizar una analítica de Legionella anual y en caso de detectar presencia de la bacteria, realizar una limpieza y desinfección según protocolos del Anexo 3 del Real Decreto 865/2003.

Sistemas de agua caliente sanitaria.

Las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria (ACS) pueden convertirse en focos amplificadores de la bacteria Legionella, causante de la legionelosis, si no son convenientemente diseñadas y mantenidas.

El Real Decreto 865/2003 de 4 de julio, incluye las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria en su ámbito de aplicación:

  • Las instalaciones más sencillas han sido clasificadas como “instalaciones con menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella”
  • Las instalaciones con acumulador y circuito de retorno están clasificadas como “instalaciones con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella”.

La presencia de circuito de retorno en un sistema de ACS presenta ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas cabe destacar, por ejemplo, que ayuda a mantener la temperatura del agua circulante más caliente al volver al depósito en cada ciclo, mejora el confort de los usuarios porque disponen más rápidamente del agua, y supone un ahorro energético y de consumo de agua importante ya que evita desechar agua que había sido previamente calentada.

Los aerosoles creados en una instalación de ACS no son emitidos al ambiente exterior, por lo que la población expuesta al riesgo se limita a los usuarios de dicha instalación.

Las instalaciones dedicadas a lugares públicos o con multitud de usuarios, tales como hoteles, vestuarios de instalaciones deportivas y zonas de spa, presentan un especial riesgo por el elevado nivel de población que las utiliza. Para estas instalaciones deberíamos tener en cuenta las siguientes recomendaciones establecidas en la Guía Técnica para la Prevención y Control de la Legionella:

Tabla 1. Revisiones

ACTUACIÓN

PERIODICIDAD  

Funcionamiento de la instalación: Realizar una revisión general del   funcionamiento de la instalación, incluyendo todos los elementos, reparando o   sustituyendo aquellos elementos. Limpieza y desinfección de la instalación.

ANUAL

Estado de conservación y limpieza de   los depósitos y acumuladores: Debe   comprobarse mediante inspección visual que no presentan suciedad general,   corrosión, o incrustaciones.

TRIMESTRAL

Estado de conservación y limpieza de   los puntos terminales (grifos y duchas): Debe   comprobarse mediante inspección visual que no presentan suciedad general,   corrosión, o incrustaciones. Se realizará en un número representativo,   rotatorio a lo largo del año de forma que al final del año se hayan revisado   todos los puntos terminales de la instalación.

TRIMESTRAL

Purga de   válvulas de drenaje tuberías.

MENSUAL

Purga del   fondo de acumuladores.

MENSUAL

Apertura de   grifos y duchas de instalaciones no utilizadas,   dejando correr el agua unos minutos.

SEMANAL

Control de   temperatura en depósitos acumuladores y una   muestra representativa de grifos “centinela”.

DIARIO

Equipos de   tratamiento de agua.

MENSUAL

 

Comments are closed.