¿Qué es Legionella?

Legionela es una bacteria que vive libre en el ambiente y está presente en todos los hábitats acuáticos: aguas superficiales de lagos, ríos, estanques, aguas termales.

– ¿Qué es legionelosis? Es un conjunto de enfermedades que se presentan como infección pulmonar. Cursan como una neumonía con fiebre alta y tienen tratamiento: antibióticos. Tiene buena evolución -de hecho, en algunos casos el afectado ni se entera-, pero en ocasiones se agrava.

– ¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad? Los de una neumonia: tos, fiebre, dificultad para respirar. Un sencillo test de antígeno en orina confirma si el microorganismo que ha provocado la infección es la legionela.

– ¿Cómo se contagia legionela? La bacteria coloniza torres de refrigeración u otras instalaciones que contengan agua a temperaturas templadas, donde tiende a multiplicarse. Si esas bacterias se trasladan en aerosoles (gotas diminutas) pueden ser inhaladas, llegar a los pulmones y dar comienzo a la enfermedad. No se contagia de persona a persona.

– ¿Dónde puede haber riesgo de contraerla? Desde su hábitat natural, la bacteria puede colonizar los sistemas de abastecimiento de las ciudades y entrar en la red de distribución de agua. Así es como llega a instalaciones que generan aerosoles: duchas, condensadores evaporativos, torres de refrigeración, spas, jacuzzis, humidificadores de los hospitales, fuentes ornamentales… Las instalaciones sucias, con agua estancada, favorecen la multiplicación de las bacterias. Sí coloniza torres de refrigeración u otros mecanismos que contengan agua a temperaturas templadas, lo que favorece la multiplicación de las bacterias.

– ¿Por qué unas personas enferman y otras no? Hay personas más propensas que otras a enfermar por legionela. Depende, entre otras cosas, de la edad, de si padecen enfermedades respiratorias o de si fuman. La media de edad de los afectados viene a ser de 61 años. Esta enfermedad no se contagia de persona a persona.

– ¿Puede hacer algo el ciudadano para prevenir la legionelosis? No, porque el contagio no se produce persona a persona ni por ingestión directa de agua contaminada, sino por inhalación. El correcto mantenimiento de las instalaciones de riesgo compete a sus titulares, la Administración hace inspecciones periódicas para comprobar que se cumple la legislación vigente R.D. 865/2003 para la Prevención y Control de la Legionelosis.

Comments are closed.